Hay cirugías sumamente complejas que no serían posibles sin los últimos avances tecnológicos. Éste es el caso de las metástasis múltiples en muchos órganos. Los robots quirúrgicos se han abierto un hueco en este campo y convertido en el gran aliado de los profesionales, permitiéndoles llegar con precisión y seguridad donde las técnicas convencionales no lo posibilitan.

Según explica el doctor Javier Moradiellos, jefe del Servicio de Cirugía Torácica del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid, la unión del robot quirúrgico Da Vinci, con la efectividad en la resección tumoral que ofrece la cirugía láser, ha abierto numerosas posibilidades para muchos pacientes con tumores difícilmente operables o inoperables hasta ahora.

«La cirugía robótica láser combina un abordaje mínimamente invasivo gracias al robot quirúrgico Da Vinci, que permite intervenciones a las que se accede al interior del paciente por orificios muy pequeños con la aplicación de energía láser que es muy útil para corta y cauterizar tejidos», mantiene este especialista.

Esta combinación dice que es idónea en casos de metástasis pulmonares múltiples y superficiales, así como en lesiones pleurales y mediastínicas localizadas. «Es la primera vez en España que combinamos estas dos técnicas en cirugía pulmonar«, afirma este experto, después de que el Servicio de Cirugía Torácica del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid haya realizado la primera cirugía de estas características, donde se ha combinado con éxito la mínima invasión (gracias a la utilización del robot quirúrgico Da Vinci), con la efectividad en la resección tumoral que ofrece la cirugía láser.

Eso sí, precisa que la combinación de Da Vinci con láser no es útil para toda clase de resecciones tumorales, y en el caso de las lesiones profundas tiene menos utilidad. «En estos casos estamos estudiando la combinación de cirugía robótica con marcaje con radioisótopos –otra técnica en la que fuimos pioneros- con el bisturí láser«, asegura el doctor.

Más precisión, menos sangrados

Con ello, el doctor Moradiellos, subraya que la cirugía robótica láser permite a los cirujanos «ver mejor y operar mejor», lo que convierte a los cirujanos en profesionales más seguros de cara a los pacientes.

«La utilización del láser ofrece más precisión y menos sangrados; mientras que el uso del robot Da Vinci facilita al cirujano una mayor precisión en la manipulación de las estructuras más delicadas. En nuestra experiencia, la agresión quirúrgica y la pérdida de sangre son menores, manteniendo o superando la probabilidad de curación de nuestras cirugías«, valora el experto de Quirónsalud Madrid.

Las bondades del láser en las cirugías

Así, señala que las ventajas de la combinación del láser con Da Vinci también se basan en la precisión de la aplicación de la energía de cauterización y de corte que consigue el láser que, en comparación con el bisturí convencional, minimiza la pérdida de sangre al profundizar en el tejido pulmonar, al tiempo que reduce la incidencia e intensidad de las fugas de aire postoperatorias en las zonas intervenidas.

Además, este cirujano torácico destaca que el láser permite perfilar las lesiones pulmonares, al tiempo que facilita la extirpación exclusiva del tejido tumoral, preservando así el tejido sano de una manera que es imposible con las suturas mecánicas convencionales.


Tras más de 400 casos, tenemos la mayor experiencia y somos pioneros en cirugía robótica en este país

Javier Moradiellos

Servicio de Cirugía Torácica del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid

«La cirugía láser en el pulmón supone una aplicación más precisa de la energía que cuando se emplea un bisturí convencional y el láser es más hemostático, corta la hemorragia en la superficie del tumor extirpado, al tiempo que corta la fuga de aire que se produce en las zonas extirpadas», agrega.

Mientras que la utilización del láser ofrece más precisión y menos sangrados, el uso del robot Da Vinci ofrece al cirujano mayor precisión en la manipulación de estructuras delicadas, tal y como prosigue el doctor Moradiellos. «Sólo se aplica en la zona que interesa y además perfilando y dibujando cada una de las lesiones, salvando de esta forma mayor cantidad de pulmón sano», valora este especialista.

Una recuperación más rápida

Así, defiende que el robot da Vinci representa la evolución de las técnicas mínimamente invasivas que han pasado de la laparoscopia, la videotoracoscopia, hasta llegar a la cirugía robótica. «Con él, el cirujano ve mejor y opera mejor, lo que nos permite ser más seguros. En nuestra experiencia, la agresión quirúrgica y la pérdida de sangre son menores, manteniendo o superando la probabilidad de curación de nuestras cirugías«, insiste el experto.

Según su experiencia, los pacientes operados con Da Vinci de tumores pulmonares se recuperan antes, vuelven a su domicilio en menos días y experimentan menos dolor postoperatorio, recuperándose de forma más rápida su calidad de vida.

No obstante, el doctor Moradiellos recuerda que el robot Da Vinci no opera por sí mismo, sino que requiere un equipo experimentado: «Tras más de 400 casos, tenemos la mayor experiencia y somos pioneros en cirugía robótica en este país. Podemos ofrecer al servicio de nuestros pacientes esta destreza acumulada durante los últimos 8 años. Unimos esta experiencia con la puesta en marcha de protocolos de recuperación acelerada, y con la personalización de las intervenciones en cada caso. Tenemos muy claro que operamos a pacientes, no a tumores, y tenemos muy en cuenta su calidad de vida futura».