El riesgo de sufrir un aborto o de muerte fetal puede verse duplicado en las mujeres que han perdido su trabajo. Lo asegura una investigación publicada en ‘Human Reproduction‘ que, sin embargo, no puede demostrar que perder un trabajo provoca la pérdida del embarazo.

Los investigadores, dirigidos por Selin Köksal del Instituto de Investigación Social y Económica de la Universidad de Essex (Reino Unido), reconocen que para concretar esta relación sería necesario realizar más investigaciones para comprender si perder el trabajo realmente causa un mayor riesgo de pérdida del embarazo.

Para Köksal, «estos datos pueden ayudar a aclarar si existen vínculos causales sólidos entre la pérdida del empleo y la pérdida del embarazo, y si hay ciertos grupos socioeconómicos en la población que están particularmente en riesgo, como los empleados económicamente precarios».

Los investigadores escriben que poder examinar la asociación entre la pérdida del empleo y la pérdida del embarazo entre diferentes grupos socioeconómicos podría ayudarnos a comprender cómo se relaciona exactamente la pérdida del empleo con un mayor riesgo de aborto espontáneo o muerte fetal. «¿Se debe a dificultades económicas, a la experiencia de un evento inesperado o a la pérdida de estatus social? Estas son las preguntas que esperamos responder en el futuro».

El estudio se basa en datos de la encuesta «Understanding Society« de 40.000 hogares en Reino Unido entre 2009 y 2022. Incluye 8.142 embarazos sobre los que había información completa sobre la fecha de concepción y el resultado del embarazo.

De estos embarazos, el 11,6% tuvo abortos espontáneos (947), lo que puede ser una subestimación porque muchos embarazos no sobreviven más allá del primer mes y la pérdida del embarazo puede pasar desapercibida. Hubo 38 muertes fetales, lo que representa el 0,5% de las concepciones, lo que concuerda con las estadísticas oficiales del Reino Unido sobre muertes fetales.

De 136 mujeres afectadas por la pérdida de su empleo o de su pareja, 32 (23,5%) sufrieron un aborto espontáneo y una (0,7%) nació muerta. Entre 8.006 mujeres que no se vieron afectadas por su propia pérdida de empleo o la de su pareja, 915 (10,4%) sufrieron un aborto espontáneo y 37 (0,5%) tuvieron un nacimiento muerto.

El coautor del artículo, Alessandro Di Nallo, de la Universidad Bocconi de Milán (Italia), afirma que «las razones de estas asociaciones pueden estar relacionadas con el estrés, el acceso reducido a la atención prenatal cuidados o cambios en el estilo de vida».

Di Nallo comenta que sus investigaciones anteriores indicaban que la pérdida del empleo reduce la probabilidad de tener hijos. «Esto podría deberse a que las personas posponen sus planes de tener hijos en condiciones de incertidumbre económica, pero también podría deberse a otras razones».

Explica este investigador que el estrés produce una respuesta fisiológica que libera hormonas que se sabe que aumentan el riesgo de aborto espontáneo o parto prematuro. «La reducción de los ingresos tras la pérdida del empleo podría restringir el acceso y el cumplimiento de la atención prenatal, de modo que los embarazos de riesgo se descubran tarde o pasen desapercibidos. Además, el malestar emocional que supone la pérdida del empleo podría provocar comportamientos poco saludables, como el consumo de alcohol, el tabaquismo o una alimentación poco saludable», añade.

Para Köksal, los hallazgos son importantes ya que desvelan «un factor socioeconómico potencial, y por lo tanto prevenible, detrás de las pérdidas de embarazos que puede abordarse mediante una formulación de políticas efectiva».

En su opinión, «es importante crear conciencia sobre los derechos legales y la protección de las mujeres en el lugar de trabajo durante el embarazo, para que puedan sentirse más seguras y empoderadas para comunicar su embarazo a su empleador. Además, el estrés durante el embarazo puede tener efectos negativos tanto en la salud materna como fetal. Por lo tanto, la prestación de apoyo psicológico durante el embarazo a través del sistema de salud pública es importante independientemente de la situación laboral de la mujer y su pareja».