La biopsia líquida no solo puede detectar precozmente algunos tumores sino que, además, cuando se utilizan en pacientes con cáncer de pulmón de células no pequeñas avanzado sometidos a inmunoterapia, pueden identificar aquellos que podrían beneficiarse del tratamiento con otros medicamentos.

Las biopsias líquidas son análisis de sangre evalúan el ADN tumoral circulante (ADN libre de células que las células cancerosas moribundas vierten al torrente sanguíneo). Según este ensayo clínico de fase 2 realizado en EE. UU. y Canadá, publicado en ‘Nature Medicine‘ , los análisis de ADN circulante podrían usarse como un marcador temprano de la respuesta a la inmunoterapia y pueden ayudar a guiar la terapia.

Las inmunoterapias son fármacos que liberan el poder del sistema inmunológico contra el cáncer. A pesar de su éxito en mejorar la supervivencia, plantean un desafío para el uso estándar de imágenes para determinar la respuesta al tratamiento porque los cambios en las imágenes no siempre reflejan cómo está funcionando la inmunoterapia.

Este ensayo clínico fue diseñado para establecer el papel del ctDNA como una medición temprana de la respuesta a la inmunoterapia. En una primera fase, el estudio mostró que las respuestas a la inmunoterapia se detectaron tempranamente, dentro de un promedio de ocho semanas después de iniciado el tratamiento.

«Existe una necesidad clínica insatisfecha de implementar análisis moleculares mínimamente invasivos en tiempo real para comprender las respuestas de los pacientes a los tratamientos contra el cáncer y guiar la toma de decisiones clínicas», señala la autora principal del estudio Valsamo Anagnostou. «Nuestro estudio demuestra que la respuesta del ctDNA se correlaciona con el tamaño del tumor observado en las imágenes, que es el estándar de oro para monitorear la respuesta a los tratamientos contra el cáncer y parece estar mejor correlacionado con la supervivencia. Esto sugiere que el ctDNA podría usarse como estrategia para identificar pacientes con alto riesgo de progresión de la enfermedad que podrían beneficiarse de un cambio en su régimen terapéutico».

Los investigadores plantearon la hipótesis de que las biopsias líquidas predecirían de forma rápida y precisa los resultados de los pacientes. Durante la primera etapa del estudio, inscribieron a 50 pacientes con cáncer de pulmón de células no pequeñas avanzado o metastásico.

Los objetivos eran identificar el momento óptimo para la respuesta molecular del ctDNA y ver cómo se correlacionaba la respuesta molecular con los criterios de evaluación de la respuesta en tumores sólidos (RECIST), el estándar para medir la respuesta al tratamiento del cáncer mediante el seguimiento de los cambios en el tamaño del tumor como se ve en las imágenes.

Los pacientes recibieron el fármaco de inmunoterapia pembrolizumab y permanecieron en el ensayo hasta que recibieron 24 meses de terapia.

Se realizaron evaluaciones de respuesta RECIST cada seis semanas hasta la semana doce y, a partir de entonces, a intervalos más largos. También recogieron muestras de sangre de los pacientes antes de la administración del tratamiento el primer día del primer ciclo (línea de base), el primer día del segundo ciclo (tres semanas de tratamiento) y el primer día del tercer ciclo (seis semanas) de tratamiento.

Estos se utilizaron para realizar una evaluación de la respuesta del ctDNA en estos momentos y para definir la respuesta molecular como la eliminación del ctDNA el primer día del tercer ciclo de tratamiento con pembrolizumab.

«La respuesta del ctDNA sirve para comprender la complejidad de la enfermedad estable en las imágenes, que representa una fracción considerable de pacientes en quienes las imágenes no logran detectar de manera oportuna y precisa la magnitud de la respuesta terapéutica», asegura Anagnostou.

Al implementar los resultados de la primera etapa del ensayo, los investigadores avanzaron con la segunda etapa del ensayo, en la que evaluarán el beneficio clínico potencial de adaptar el tratamiento para pacientes con cáncer de pulmón en función de sus respuestas de ctDNA después de dos ciclos. del tratamiento con pembrolizumab. La respuesta del ctDNA se utilizará para identificar pacientes con cáncer de pulmón con alto riesgo de progresión de la enfermedad, que posteriormente serán asignados al azar a intensificación del tratamiento con pembrolizumab y quimioterapia versus continuación de pembrolizumab.

Para Janet Dancey, directora del Canadian Cancer Trials Group, «ctDNA tiene el potencial de mejorar nuestra capacidad de asesorar a los pacientes sobre las mejores opciones de tratamiento para ellos. Puede ser mejor que las imágenes tradicionales para determinar cambios en los tratamientos o brindar seguridad de que los pacientes deben continuar con su tratamiento actual».