La selección española estará en los Juegos Olímpicos de París. La combinación directa de Miguel Méndez vendió su clasificación en la última jornada preolímpica, cuando llegó a Hungría (73-72) en un partido en el que sumó 22 puntos. Los españoles disputaron el último partido en Soprón (Hungría) con el billete en París y en el bolso, gracias a la victoria de Japón ante Canadá (82-86) ahora antes de saltar a la pista. La Victoria de España propone que la selección canadiense, dirigida por el español Víctor Lapeña, se desarrolle en París.

Los clubes se rodearon de una pelota volcánica, para defender el lugar en el que jugaron en el país en sus primeros partidos desde 1984. La defensa de España, emblema de los actuales subcampeonatos de Europa, se divide en una primera parte en la que los húngaros fueron enviados al puesto del partido gracias a un porcentaje de fusilamiento fuera de la comunidad (62% frente al 29% en España). Lideradas por una impecable Agnes Struder (17 puntos), acabaron con un +22 (27-49) en el tercer cuarto. El base húngara anotó la mejor canasta del partido con un triple desde el centro del campo.

Pero España reapareció en la última hora e inició una remontada frenética en el último cuarto, que aprovechó un parcial de 17-0 para llegar a sólo un punto (63-64). María Conde, autora de 16 tantos sin fallar un tiro, fue fundamental en los minutos de la defensa para que Hungría nunca encontrara la manera de perforar la defensa española. En los instantes finales de un infarto, Ortiz se fue a España a volar desde la línea libre y la defensa volvió a brillar para asegurar su segunda victoria en este torneo preolímpico y cumplir su objetivo: España competirá en sus sextos Juegos Olímpicos en París.

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.