La esketamina, una de las dos formas principales de ketamina, puede convertirse en la terapia de elección de la depresión mayor resistente al tratamiento tratamientos estándar para la depresión mayor resistente al tratamiento. Un estudio financiado por el laboratorio fabricante del medicamento, Janssen, que se presenta en el 36º Congreso del Colegio Europeo de Neuropsicofarmacología y que ha sido publicado en la revista ‘The New England Journal of Medicine‘ ha demostrado que obtienen mejores resultados que la terapia estándar.

La depresión clínica o trastorno depresivo mayor afecta a un número significativo de personas en un momento dado, provocándoles problemas de la vida real y aumentando los costes relacionados con la salud.

El trastorno depresivo mayor suele se recurrente en el 75-80 por ciento de los pacientes y se vuelve crónico (dura dos o más años) en el 15 o 20 por ciento de ellos, lo que puede provocar un deterioro sustancial en la capacidad de las personas para realizar una actividad funcional adecuada, lo que se asocia y puede conducir a la aparición de ideas suicidas.

Según Eurostat, el 7% de la población adulta de la Unión Europea ha tenido problemas de depresión en 2019, y alrededor del 20% al 30% de estos pacientes no responden al tratamiento. Si estos pacientes no responden después de dos tratamientos consecutivos, se los clasifica como con depresión resistente al tratamiento. Casi todos los pacientes hospitalizados sufren de depresión resistente al tratamiento.

El antipsicótico quetiapina se utiliza habitualmente en la depresión resistente al tratamiento (normalmente se utiliza junto con un antidepresivo). Sin embargo, la esketamina NS es la única terapia específicamente aprobada para la depresión resistente al tratamiento en Europa (también se administra junto con otros antidepresivos).

En España, el Ministerio de Sanidad aprobó en 2002 la obtención de precio y reembolso de esketamina para pulverización nasal, registrado por Janssen con el nombre de ‘Spravato‘, para, en combinación con inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina o inhibidores de la recaptación de serotonina y noradrenalida, en pacientes con trastorno depresivo mayor que no han respondido, al menos, a dos tratamientos antidepresivos diferentes en el episodio depresivo actual de moderado a grave.

La aprobación de esta terapia, la primera y única aprobada en Europa, se basó en los datos de un programa de cinco ensayos clínicos fase III en más de 1.600 personas con trastorno depresivo mayor resistente a tratamiento. Entre estos trabajos, se incluyen tres estudios a corto plazo, un estudio aleatorizado de prevención de recaídas, y un estudio de seguridad a largo plazo.

Ahora, el estudio ESCAPE-TRD describe el primer gran ensayo que compara la esketamina con la quetiapina.

«El ensayo ESCAPE-TRD es un ensayo abierto, simple ciego, aleatorizado y controlado, realizado en 171 sitios que comprenden hospitales, clínicas para pacientes hospitalizados y ambulatorios. y centros de investigación en 24 países. Este es el primer ensayo que compara este nuevo tratamiento con un tratamiento estándar existente para la depresión resistente al tratamiento, por lo que es un estudio realmente necesario. Los resultados son muy positivos», señala Andreas Reif, de la Universidad Goethe de Frankfurt (Alemania), primer autor del estudio.

Los pacientes tenían entre 18 y 74 años. Todos los pacientes padecían depresión resistente al tratamiento; en algunos casos la depresión persistía después de seis intentos de tratamiento diferentes y habían estado tomando antidepresivos, como ISRS (inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina) o IRSN (inhibidores de la recaptación de serotonina y norepinefrina).

Un total de 336 pacientes recibieron esketamina en aerosol nasal más un ISRS o un IRSN, mientras que otros 340 pacientes recibieron quetiapina más un ISRS o un IRSN. Los pacientes fueron tratados durante ocho semanas, seguidas de 24 semanas de tratamiento de mantenimiento.

«Estábamos probando a los pacientes en dos criterios de valoración: el primer criterio de valoración importante fue comprender la proporción de pacientes que lograron la remisión después de ocho semanas. El segundo fue determinar la proporción de pacientes que cumplieron el primer criterio de valoración y que no tuvieron recaídas al final del período de prueba (es decir, después de 32 semanas)», señala Reif.

Después de ocho semanas, el 28% de los pacientes que tomaban esketamina más antidepresivos lograron la remisión, frente al 18% de la remisión en el grupo que tomaba quetiapina (criterio de valoración principal). A las 32 semanas (criterio de valoración secundario clave), el 22% de los pacientes que lo tomaban todavía estaban en remisión, a diferencia del 14% de los pacientes que habían tomado quetiapina más antidepresivos.

«Hubo otras diferencias que vimos con el tiempo», comenta el investigador Allan Young, del Kings College de Londres. «Por ejemplo, los pacientes que recibieron el tratamiento con esketamina tuvieron menos síntomas depresivos que los que tomaron quetiapina. Descubrimos que los pacientes que recibieron esketamina NS tenían alrededor de 1,5 veces más probabilidades de experimentar una remisión en la semana 8 que aquellos que recibieron quetiapina XR. Además, los pacientes tratados con esketamina NS tenían 1,5 veces más probabilidades de alcanzar el criterio de valoración secundario clave y permanecieron libres de recaídas hasta la semana 32.De hecho, en la semana 32, aproximadamente la mitad de los pacientes que recibieron esketamina NS estaban en remisión, mientras que dos tercios respondieron, lo que enfatiza la importancia de continuar el tratamiento en aquellos que no logran la remisión en la fase aguda».

Para, Josep Antoni Ramos-Quiroga, del Hospital Universitario Vall Hebron, CIBERSAM y la Universidad Autónoma de Barcelona, quien no participó en el estudio «los resultados muestran la respuesta superior y la seguridad del spray nasal de esketamina en comparación con la quetiapina. Esto brinda a las personas con depresión resistente al tratamiento opciones de tratamiento más segura».