En el estadio de Lasesarre y sus alrededores se ha instalado el estado de felicidad porque la afición del Barakaldo lleva sin ver perder a su equipo desde marzo de 2022, toda una vida en un deporte tan competitivo como el fútbol. El pasado sábado, en la visita al filial de la Real Sociedad, los vizcaínos vencían con un gol de penalti del centrocampista Ekaitz Molina (0-1) y encadenaban 44 partidos de liga sin derrotas, superando así el recórd que compartía desde la jornada anterior con el Barcelona (43 encuentros invicto entre 2017 y 2018).

«Claro que estamos contentos por el récord, aunque tampoco es algo a lo que le hayamos dado vueltas. Seguramente dentro de unos años le daremos más importancia», explica a ABC el autor de un tanto con el que el club gualdinegro, que el martes estará en el sorteo de la primera eliminatoria de la Copa del Rey, ha entrado en la historia del fútbol español.

No hay otro como el Barakaldo, un conjunto que tiene su techo en la división de plata (31 temporadas) y que ahora batalla en Segunda Federación. Ningún equipo de categoría nacional (de Primera a Tercera división) ha permanecido 44 partidos seguidos de Liga sin masticar arena. Para encontrar la última derrota vizcaína hay que bucear en la hemeroteca y remontarse al 20 de marzo de 2022, cuando doblaba la rodilla ante el San Ignacio (2-1). En el primer duelo tras aquella mala tarde, los gualdinegros ponían la primera piedra de una racha de encuentros invictos que ha terminado por convertirse en histórica este pasado fin de semana. «Una dinámica buena te arrastra y es lo que estamos intentado alargar. Siempre que ganas estás más cerca de perder, pero esperemos que sea lo más adelante posible», asegura Ekaitz Molina.

Jon Tena, Iker Pedernales, Bittor Isuskiza y Urki Txoperena son los únicos jugadores que no saben lo que es perder con el Barakaldo desde marzo de 2022, el resto de la plantilla se ha ido incorporando desde entonces a un vestuario que no ha sentido más presión a medida que iban pasando las jornadas y se acercaba la posibilidad de desbancar del trono al Barça. «Lo hemos llevado con naturalidad, solo le damos importancia a hacerlo bien en el siguiente partido y a seguir sumando buenos resultados, que es en lo que estamos centrados», afirma con humildad Ekaitz. Pese a su espectacular racha, al conjunto entrenado por Imanol de la Sota no le alcanza para liderar esta temporada su grupo en Segunda Federación, donde manda el Bilbao Athletic con 16 puntos, uno más que sus vecinos.

Ekaitz, que se incorporó al ‘Baraka’ en verano de 2022, ve en la unión del vestuario la clave del récord arrebatado al Barcelona. «Yo te puedo hablar desde que llegué a Lasesarre. El grupo humano ha sido siempre increíble, eso hace que todos nos ayudemos mucho más y que en los momentos malos sepamos sufrir mejor todos juntos».

De la Sota coincidía el sábado en los medios del Barakaldo con las impresiones de su jugador. «Desde dentro intentamos darle la menor importancia a este récord. Hay que acordarse del anterior cuerpo técnico y de todos los jugadores que estaban cuando comenzó la racha», aseguraba el técnico, que lanzaba un guiño con dedicatoria. «Es un récord para que los disfrute la afición, que es lo mejor que tiene este club».

El próximo fin de semana espera el Gernika, otra cita para que el Barakaldo pueda seguir haciendo historia sumando un nuevo partido sin conocer la derrota.