Un estudio que se publica en la revista ‘Stem Cell Reports‘ ha identificado 38 empresas con clínicas en países entre los que está España que participan en la comercialización directa al consumidor de supuestos tratamientos con células madre y terapias de exosomas para prevenir y tratar el covid-19, a pesar de que estas «intervenciones» no han sido aprobadas ni autorizadas por los organismos reguladores nacionales y no están respaldadas por pruebas convincentes. datos de seguridad y eficacia. El análisis también encontró que la mayoría de estas empresas afirman tratar el covid persistente, la confusión mental, la fatiga y otros síntomas observados en algunas personas que han tenido covid-19.

«Las personas que se conectan a Internet y buscan tratamientos, especialmente para el covid prolongado, deben estar alerta a las tergiversaciones de marketing que minimizan los riesgos y hacen afirmaciones engañosas sobre la probabilidad de beneficios», advierte el primera autor Leigh Turner, profesor de bioética de la Universidad Irvine de California (EE.UU.). «Es comprensible dado el número considerable de personas que continúan enfermando después de la fase de infección aguda de covid-19. También es preocupante porque las personas que pagan por estos productos no tienen acceso a tratamientos basados en evidencia».

En los primeros meses de la pandemia, Turner publicó un análisis similar en la revista ‘Cell Stem Cell’ sobre empresas estadounidenses que comercializaban terapias basadas en células madre y productos de exosomas sin licencia ni probadas que afirmaban prevenir y/o tratar el Ccovid-19.

Las empresas encontradas en el estudio actual continúan haciendo esas afirmaciones, al tiempo que agregan afirmaciones sobre el covid persistente : 36 de las 38 empresas en este análisis dijeron específicamente que tenían tratamientos para ello.

«Los pacientes a los que se dirigen tales afirmaciones de marketing son particularmente vulnerables -reconoce Turner-. Están sufriendo y, en algunos casos, durante mucho tiempo, lo que los hace muy susceptibles a representaciones de marketing engañosas y discursos de marketing persuasivos. Y si bien algunos de estos pacientes pueden tener acceso a clínicas de covid persistente que trabajan con la mejor evidencia disponible, ese acceso no significa que estén obteniendo el alivio terapéutico que buscan».

Estafa

Además de los posibles riesgos médicos y psicológicos del uso de estos productos, muchos de ellos también son caros.

Para el subconjunto de empresas incluidas en el análisis actual que revelaron información sobre precios en sus sitios web, el costo de los «tratamientos» osciló entre $2,950 y $25,000 (2.800 a 24.000 euros). «Además de la posibilidad de sufrir daños por estos productos, también existe la posibilidad de que nos estafen miles de dólares», asegura Turner.

De las empresas que se encontraron en funcionamiento en la primavera de 2020, solo una de ellas todavía comercializaba intervenciones para covid-19 en el momento del nuevo estudio. «Es un mercado cambiante. Algunas empresas dejaron de comercializar después de recibir cartas de advertencia de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) o de la Comisión Federal de Comercio. Otras empresas y clínicas han entrado en el mercado y, en algunos casos, aparentemente lograron evitar la detección por parte de los organismos reguladores».

De las 60 clínicas operadas por estas empresas, 24 tienen su sede en EE.UU. y 22 en México, con otras clínicas ubicadas en las Islas Caimán, Guatemala, Malasia, Panamá, Filipinas, Polonia, España, Tailandia, Ucrania y Emiratos Árabes.