La presidenta de la Diputación de Toledo, Conchi Cedillo, ha destacado la apuesta y el compromiso de su Gobierno con los artesanos toledanos y ha señalado que la Feria de Artesanía de Castilla-La Mancha (Farcama) es el mejor escaparate internacional para dar a conocer su trabajo.

Así lo ha afirmado durante la visita que ha realizado, este sábado, acompañada por los vicepresidentes de su Gobierno, Jesús Guerrero y Juan Carlos Sánchez, o los diputados Marina García y Pablo Barroso, númerosos alcaldes y alcaldesas y representantes municipales de los pueblos toledanos, diputados regionales y senadores, además de Roberto Perea, presidente de la Federación Regional de Asociaciones de Gremios Artesanos de Castilla La Mancha.

Cedillo, acompañada de alcaldes y representantes municipales de la provincia de Toledo, ha señalado que, en esta edición, están representados más de 40 expositores toledanos, que sirven de escaparate de las tradiciones artesanas más importantes, algo que, en palabras de la presidenta, hay que seguir potenciando por el importante atractivo económico que supone.

En ese sentido, la Diputación de Toledo, como miembro de la Junta Rectora, se ha comprometido a incrementar su aportación, junto con el resto de diputaciones, para la próxima edición de Farcama, lo que permitirá seguir avanzando en la divulgación y crecimiento de la feria dentro y fuera de España.

«Esta feria sirve de escaparate de nuestra región a todos los que la visitan y, también, fuera de nuestras fronteras, porque entendemos que la artesanía es cultura, y la cultura hay que promocionarla, con la importancia que tienen, por ejemplo, los bordados de Lagartera, la cerámica de Talavera y Puente del Arzobispo, que en 2019 fue declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad», ha afirmado Cedillo.

Igualmente, la presidenta ha señalado la importancia de seguir trabajando para que las espadas, el damasquinado toledano y los bordados de Lagartera sean declarados Bien de Interés Cultural.

Conchi Cedillo ha ido más allá y ha defendido que Farcama esté consagrada como una de las ferias de artesanía más importantes de Europa. En esta edición, asiste una docena de casetas internacionales y cuenta con la participación de Italia como país invitado.

Con todo ello, ha querido agradecer el papel de los artesanos y ha puesto en valor su contribución al ámbito rural, «un legado que se ha ido manteniendo, en muchos casos, de forma familiar y que llega hasta hoy con el sabor de antaño pero con la enorme responsabilidad de seguir cultivándolo para el futuro».